Consistencia para el Éxito. El paradigma de Jon Snow

La Importancia de la Consistencia. Podemos definir la consistencia como la “ausencia de contradicciones”. Y es la llave para llegar exitosamente a cualquier meta que nos propongamos. En una era líquida, donde todo es para ayer al igual que los resultados, se pierde de vista que para lograr un éxito verdadero y duradero se requiere esfuerzo sostenido y consistencia.


Muchas veces hemos sentido el espasmo de la “acción”. La energía que nos dura un día o algunos días. Pero luego se agota y no perdura. Para producir los resultados que realmente queremos tenemos que pensar y actuar consistentemente.

Persistencia y Consistencia: Claves del Éxito

Junto con la consistencia, es fundamental destacar la importancia de la persistencia en la consecución de nuestros objetivos. Aunque profundizaremos en este concepto en futuros análisis, en este momento subrayamos que, en lugar de realizar una carrera rápida que nos deje sin aliento, es preferible mantener un ritmo constante y no detenernos, permitiéndonos así llegar aún más lejos.

Los grandes líderes demuestran consistencia, al igual que los escritores renombrados, los vendedores excepcionales, los conferencistas destacados, los inversores exitosos y los atletas de élite. Todas las personas altamente exitosas en sus respectivos campos no solo hablan de ser consistentes, sino que también lo demuestran en su día a día.

A pesar de que el contexto puede variar, la constancia es una constante. Estas personas realizan las mismas acciones una y otra vez, manteniendo el mismo nivel de entusiasmo, ejecutando sus tareas en el mismo tiempo, con el mismo tono y al mismo ritmo. Muchos emprendedores que han alcanzado la cima de sus aspiraciones han seguido este enfoque, persistiendo en lo que saben hacer mejor y perfeccionándolo con el tiempo. No se desvían del camino que los lleva hacia sus metas.

Las personas consistentes tienen la certeza de que lograrán todo lo que se proponen. Saben que serán exitosas porque repiten su método una y otra vez, sin importar los obstáculos que encuentren en el camino. Si se equivocan, están dispuestas a realizar los ajustes necesarios, pero siempre mantienen su enfoque y determinación. Levantarse a la misma hora todos los días, establecer una rutina productiva y mantener una disciplina constante son prácticas que añaden cohesión y fuerza a sus vidas.

Desde levantarse temprano para ser más productivos hasta ejercitarse a la misma hora cada día y llevar a cabo sus tareas, como contactar a clientes, generar propuestas, desarrollar estrategias o incluso escribir un artículo como este, siguiendo un horario consistente y terminando sus jornadas a la misma hora, estas personas comprenden que la consistencia es el pilar de su éxito.

Jon Snow: Un Ejemplo de Consistencia y Persistencia

¿Cómo podría ayudarnos a alcanzar el éxito levantarse todos los días a la misma hora? Pues porque nos hace consistentes y la consistencia construye la disciplina. Y las acciones disciplinadas hechas consistentemente crean éxito.

La consistencia y la persistencia son claves para el éxito duradero, no abandones hasta alcanzar tus metas.
La Historia de Jon Snow

Busca un enfoque constante en tu vida, ejercitando la consistencia no solo esta semana, sino también en la siguiente. Comienza hoy mismo. ¿A qué hora te despertarás mañana? ¿Cuáles serán tus pasos después de despertar? ¿Cómo te enfrentarás a tus responsabilidades en el trabajo? Conviértete en una persona consistente y abandona la fachada. Las personas exitosas no cambian su enfoque a menos que no funcione.

La consistencia es la clave del liderazgo. Las personas siguen a aquellos que les brindan seguridad a través de su constancia. Si eres un líder y no eres consistente, nadie querrá seguirte porque no sabrán hacia dónde los guiarás. Aquellos que carecen de consistencia obtienen resultados aleatorios, no resultados sostenibles. Los resultados aleatorios no pueden controlarse.

Recientemente, me sumergí en la serie "Game of Thrones" y quedé cautivado por los personajes magistralmente creados por George R. R. Martin. Devoré todas sus temporadas en muy pocas semanas y encontré en Jon Snow un ejemplo claro de consistencia.

Jon Snow, considerado el hijo "bastardo" de un noble regional, enfrentó burlas y desprecios debido a su origen. Sin embargo, entrenó en el uso de la espada a diario con la meta de unirse a la guardia de la frontera, en el Muro, el último bastión del norte. Persistió en su objetivo.

Más allá de si conoces la historia o no, Jon Snow mantuvo su consistencia frente a sus ideales y responsabilidades, adaptándolos cuando las circunstancias lo exigían. Esto marcó su camino hacia la consistencia y la persistencia.

A pesar de su origen, Jon Snow se convirtió en un líder natural porque era consistente en sus compromisos. Incluso cuando tomaba decisiones osadas y controvertidas, mantuvo la cohesión entre su gente demostrando coherencia, continuidad y convicción. Desarrolló un "proyecto" de salvar a su pueblo de la aniquilación, destacando su consistencia en la responsabilidad, a pesar de situaciones desafiantes.

Muchas personas comienzan negocios y pierden el ímpetu inicial a mitad del camino. La rutina los desorienta, los agota y las prácticas diarias se dilatan en el tiempo. Sin embargo, como en la vida y la naturaleza, la falta de ritmo y coherencia en la actividad conduce a resultados escasos e incluso nulos.

Por lo tanto, es esencial mantener la consistencia en cualquier proyecto que emprendamos, recordando siempre:

  • Definir el ritmo de la actividad: Establecer si será diario, semanal, mensual, etc.
  • Delimitar la actividad: Comprender claramente qué puntos involucra la actividad y cuáles no.

La consistencia es la clave del liderazgo. Las personas siguen a aquellos que les brindan seguridad a través de su constancia.


Jon Snow jamás se impuso metas que no iba a poder lograr. Aunque estas pudieran ser a veces metas que para la mayoría pudieran parecer imposibles de lograr e incluso delirantes. Pero su propio camino de autosuperación constante, se basaba en mantenerse siempre fiel al propósito profundo, a no despegarse de su misión y por sobre todo creer firmemente en su visión. Todo esto se amalgamaba necesariamente por la consistencia. Desde sus orígenes, tal vez a la vista de todos, intrascendentes y grises, llegó, en base a no abandonar hasta conseguir el objetivo, a ser un personaje decisivo en la historia, alguien que puede desbalancear las fuerzas, que genera un liderazgo natural entre quienes lo tratan y rodean.

Ser consistente no nos convierte en rígidos. Sino que también y dependiendo del contexto o las circunstancias, debemos tener la suficiente flexibilidad para cambiar lo que hacemos y re adaptarnos pero sin que por ello perdamos el rumbo, es decir la consistencia.

La consistencia está presente en las convenciones sociales. Todos sabemos el color de las luces del semáforo y su significado. Eso es consistencia. Una inconsistencia, por sutil que fuera, nos puede hacer cometer errores. La consistencia nos ayuda a comprender el mundo y el lugar que ocupamos en él. La consistencia no es suficiente para lograr el éxito. Pero es absolutamente necesaria.

Sé disciplinado pero sobre todo amable contigo mismo cuando los resultados no aparecen inmediatamente. No abandones hasta conseguir lo que te has propuesto.


por FERNANDO FAR

Fernando Far se desempeña como «Life, Sex & Business Coach» asistiendo tanto a las personas como a las organizaciones en sus procesos de cambio y transformación.

Si ya leiste Consistencia para el Éxito. El paradigma de Jon Snow tal vez también te pueda interesar leer alguno de los siguientes artículos:

Abrazando y Disolviendo el Enojo.
A veces, el enojo se interpone en nuestro camino y oscurece nuestra perspectiva. ¿Por qué algo que solía llenarnos de risas y amistad ahora parece inalcanzable? ¿Qué ha cambiado?
Consistencia para el Éxito. El paradigma de Jon Snow
La consistencia y la persistencia son claves para el éxito duradero, no abandones hasta alcanzar tus metas.
El Hygge: Descubriendo la Paz y el Bienestar en la Vida Diaria
Explora el Hygge, una filosofía de origen danés, que promueve la comodidad y la satisfacción en la vida cotidiana.
×